Demos: Educación y Cerebro: Enseñar desde la Neurociencia

 

Factores multisensoriales en los

procesos perceptivos

 

Cognition and Brain Centre

Universitat Pompeu Fabra

 


Ventriloquia: La visión atrae la percepción del origen de los sonidos

Enlaces a vídeos demostración de Ventriloquia:

Parte 1  Parte 2  Parte 3  Parte 4

La ilusión McGurk: Cuando oímos los movimientos de los labios

Enlaces a vídeos demostración de la ilusión McGurk:

Parte 1 Parte 2

Manos de goma y nariz de Pinocho: Alteración del esquema corporal

Fotogalería

 


 

Ventriloquia: La visión atrae la percepción del origen de los sonidos

 

 

La ventriloquia es más común de lo que uno puede  pensar, y nos ayuda a focalizar nuestra atención en un punto común a través de la vista y el oído. Para que esto ocurra los sonidos y las imágenes deben estar correlacionados.

¿En que consiste?

Prestad atención a la dirección en la que se mueven los sonidos en las distintas demostraciones. Comprobareis que el sonido parece provenir de una dirección si tenéis los ojos abiertos, pero de otra si cerráis los ojos.

¿Por qué sucede?

A través de la experiencia cotidiana con la visión de objetos que producen sonido, nuestro cerebro ha aprendido a explotar la coincidencia en dirección y origen espacial entre señales acústicas y visuales para optimizar la percepción. Esta tendencia es tan fuerte que cuando introducimos una discrepancia artificial entre estas informaciones, nuestro sistema perceptivo sigue asumiendo un origen común. Este tipo de ilusiones demuestra que la percepción de movimiento en cada modalidad sensorial no es totalmente independiente. Por ejemplo, las regiones cerebrales encargadas del procesamiento del movimiento auditivo reciben proyecciones de áreas implicadas en el análisis del movimiento visual.

 

 

La ilusión McGurk: Cuando oímos los movimientos de los labios

 

 

El efecto McGurk requiere doblar el video de un locutor hablando, poniendo un sonido (p.e., ba) en el momento en que sus labios pronuncian otro (p.e., ga). Sin embargo, dos personas lo pueden crear en directo. Una debe repetir “aba” en alto mientras la otra sincroniza sus labios diciendo “aga” pero en silencio. Depende a quien miréis oiréis una cosa u otra.

¿En que consiste?

Intentad determinar que es lo que escucháis en cada demostración (empezando por sílabas sin sentido, luego palabras, y luego una frase). Hacedlo primero con los ojos abiertos, luego con los ojos cerrados, y observad las diferencias (usad la hoja pautada que hay detrás para anotar vuestras respuestas).

 

¿Por qué sucede?

La percepción del habla es mayoritariamente acústica. Sin embargo, el cerebro humano decodifica rápidamente la señal en base a un código articulatorio (secuencias de posiciones de la lengua, los labios, la glotis…). Cuando vemos a nuestro interlocutor, sus movimientos labiales aportan información sobre algunos de estos movimientos articulatorios (por ejemplo, en cuanto a oclusión labial). Si se introduce una discrepancia entre la articulación que oímos y la que vemos, nuestro sistema perceptivo llega a un compromiso que en algunos casos está fuertemente influido por el gesto articulatorio que vemos.

 

 

Manos de goma y nariz de Pinocho: Alteración del esquema corporal

 

¿En que consiste?

En la ilusión de la mano de goma podemos llegar a experimentar como si una mano falsa fuese parte de nuestro cuerpo, e incluso localizamos en esa mano algunas sensaciones táctiles. En la ilusión de la nariz de Pinocho tenemos la vívida sensación de que nuestra nariz es mucho más larga de lo normal.

¿Por qué sucede?

Nuestro esquema corporal, es decir, la representación mental de la postura y extensión de las distintas partes del cuerpo, se forma a través de la integración de información corporal de diversas modalidades sensoriales como la propiocepción (postura de los músculos), la visión, o el tacto. Habitualmente estas informaciones son congruentes, y nuestro cerebro las combina de forma eficaz. Sin embargo, en este tipo de ilusiones se introducen discrepancias entre visión y propiocepción/tacto (mano de goma)  o entre propiocepción y tacto (nariz de Pinocho). Este fenómeno demuestra que nuestra imagen corporal es más plástica de lo que podríamos pensar inicialmente. Esta plasticidad es útil para adaptarnos a cambios en nuestras proporciones (p.e., durante el crecimiento), o para facilitar el uso de herramientas y otros elementos externos al cuerpo (p.e., conducir un coche).

 

Más información

 

En castellano

E. Azañón y S. Soto-Faraco. El espacio a través del tacto. Mente y Cerebro, n. 49. Julio/Agosto 2012

Web

http://www.mrg.upf.edu

http://www.imrf.info

http://en.wikipedia.org/wiki/Multimodal_integration

 

 

Artículos en inglés

Stein, B. E., & Meredith, M. A. (1993). The merging of the senses. Cambridge, MA: MIT Press;

S. Soto-Faraco, C. Spence, D. Lloyd and A. Kingstone, (2004). Moving multisensory research along: Motion perception across sensory modalities. Curr. Dir. Psychol. Sci., 13, 29–32

McGurk H, MacDonald J (1976) Hearing lips and seeing voices. Nature 264:746-748. ;

Botvinick, M. & Cohen, J. (1998) Rubber hands “feel” touch that eyes see. Nature 391(6669):756.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Autores: Salvador Soto-Faraco, Nara Ikumi, Mireia Torralba y Manuela Ruzzoli